¿Fumas y estás esperando un bebé? Todo lo que debes saber

¿Fumas y estás esperando un bebé? Todo lo que debes saber

Datos clave que debes conocer si fumas en el embarazo 

El consumo de tabaco es una de las mayores amenazas hacia la salud pública y lo cierto es que para muchos dejar de hacerlo es todo un reto, incluso cuando se encuentran gestando. En este sentido, el consumo de tabaco es un peligro exponencial no sólo para la madre, sino para el bebé, pues aumenta el riesgo de que el bebé padezca de complicaciones en las vías respiratorias, asma, leucemia infantil, problemas en el desarrollo cognitivo, muerte fetal, entre otros. 

Por todo esto, a continuación te presentamos todo lo que debes saber sobre este hábito y los efectos que tiene en el embarazo. 

¿Por qué dejar de fumar en la gestación?

Sabemos que todos los embarazos se desarrollan con diferentes características y facultades cada uno, y eso ha ocasionado que algunas madres no dejen el consumo de tabaco durante la gestación, permitiendo embarazos con bebés saludables. Sin embargo, algunos efectos tardan años en aparecer en el organismo del bebé. 

Cuando una madre conoce los riesgos a los que expone su bebé y su cuerpo con el consumo de tabaco, no permitirá que haya peligros potenciales, por lo que intentará a toda costa reducir las posibilidades de que hayan complicaciones. Además, es una excelente oportunidad para abandonar este hábito negativo. 

¿Fumas y estás esperando un bebé? Todo lo que debes saber

¿Cómo afecta la nicotina al bebé, según los expertos?

Se considera que cerca de 4.800 sustancias están presentes en cada cigarrillo, entre las cuales poco más de 250 son altamente perjudiciales para el organismo. Entonces, ¿cómo afecta la nicotina al bebé? Aquí se presentan varias situaciones: 

  • Los vasos sanguíneos del cuerpo se comprimen con la nicotina, lo que ocasiona una reducción en el abastecimiento 
  • La comprensión de los vasos provoca una carencia de sangre en la placenta, limitando la proporción de oxígeno y nutrientes esenciales 
  • El monóxido de carbono ingresa a la sangre lo que ocasiona una limitación del ingreso de oxígeno, por lo que el bebé cada vez tiene menos oxígeno 
  • Las toxinas que ingresan al organismo de la madre, pasan a través de la sangre hacia el bebé en la placenta 
  • Crea un organismo susceptible a las sustancias nocivas, causando diferentes daños 

Consecuencias 

Debido a esta acción de la toxina sobre el organismo, se pueden ocasionar los siguientes daños. Empezaremos nombrando las zonas del cuerpo que se afectan y luego, los problemas: 

  • Estatura: Más pequeños de lo normal y con menos peso 
  • Pulmones: Malformaciones y problemas del sistema 
  • Cerebro y órganos internos

Riesgos: 

  • Aborto involuntario 
  • Síndrome de muerte súbita del lactante 
  • La madre rompe fuente antes de lo previsto 
  • Parto prematuro 
  • Desprendimiento de la placenta 
  • Muerte fetal 
  • Placenta previa 
  • Efectos tardíos: 
    • Asma 
    • Trastornos de aprendizaje 
    • Problemas de concentración 
    • Labio leporino 
    • Infecciones 
    • Cáncer
    • Entre otras enfermedades

Sabemos que abandonar este hábito, aunque tengamos la disposición, no es un camino fácil, pues se requiere de voluntad, responsabilidad, compromiso, apoyo y constancia para enfrentar cada paso. ¿Cómo dejarlo? Empieza por fijarte la idea, poniendo el bienestar de tu bebé y el tuyo, por encima de todo. Evita acercarte a personas que fumen o estadías en este tipo de ambientes. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *