¿Cuáles son las causas y consecuencias de la falta de actividad física?

¿Cuáles son las causas y consecuencias de la falta de actividad física?

Causas y consecuencias de la falta de Actividad Física

La falta de actividad física puede provocar enfermedades cardíacas, incluso en personas que no tienen otros factores de riesgo. También puede aumentar la probabilidad de desarrollar otros factores de riesgo de enfermedades cardíacas, como la obesidad, la hipertensión, el colesterol alto y la diabetes de tipo 2.

Sólo 1 de cada 4 adultos, y 1 de cada 5 estudiantes de secundaria obtienen los niveles recomendados de actividad física. No hacer suficiente actividad física conlleva altos costos de salud y financieros. 

Puede contribuir a enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2, varios cánceres y obesidad. Además, los bajos niveles de actividad física están asociados con altos costos en gastos en  salud cada año.

Las personas de todas las edades y condiciones pueden beneficiarse de una mayor actividad física, incluyendo ejercicios aeróbicos y de fortalecimiento muscular. Igualmente, la actividad física contribuye al crecimiento y desarrollo normal, reduce el riesgo de varias enfermedades crónicas y ayuda a las personas a funcionar mejor durante el día y a dormir mejor por la noche. Incluso los períodos cortos de actividad física pueden mejorar la salud y el bienestar.

La mayor parte de la población a nivel mundial, viven en comunidades que no están diseñadas para la actividad física. Muchos centros de salud de varios paises,  trabajan para aumentar los niveles de actividad física promoviendo un mejor diseño comunitario y entornos escolares y laborales más activos. Estos centros también apoyan programas que incluyen la actividad física como una forma de prevenir la diabetes tipo 2 y reducir el dolor de la artritis.

¿Cuáles son las causas y consecuencias de la falta de actividad física?

Consecuencias de la falta de actividad física

La falta de actividades física puede traer serias consecuencias para el organismo humano, tales como: 

Enfermedad cardíaca

La falta de actividad física puede provocar enfermedades cardíacas, incluso en personas que no tienen otros factores de riesgo. También puede aumentar la probabilidad de desarrollar otros factores de riesgo de enfermedades cardíacas, como la obesidad, la hipertensión, el colesterol alto y la diabetes de tipo 2.

Diabetes de tipo 2

La falta de actividad física puede aumentar el riesgo de que una persona desarrolle diabetes de tipo 2. La actividad física ayuda a controlar el azúcar en la sangre (glucosa), el peso y la presión arterial, y ayuda a aumentar el colesterol bueno y a reducir el malo. La actividad física adecuada también puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y daños nerviosos, que suelen ser problemas para las personas con diabetes.

Cáncer

Realizar la cantidad recomendada de actividad física puede reducir el riesgo de muchos tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de vejiga, mama, colon, útero, esófago, riñón, pulmón y estómago. Estos efectos se aplican independientemente del estado de peso.

Beneficios para la salud de la actividad física

Los beneficios de la actividad física regular, que incluyen:

Mejora del sueño, aumento de la capacidad para realizar actividades diarias, mejora de la capacidad cognitiva y reducción del riesgo de demencia. Mejora de la salud ósea y músculo- esquelética.

Además, hacer suficiente actividad física, junto con una dieta saludable, es la mejor manera de mantener un peso saludable. Es posible que las personas que deseen perder peso necesiten realizar más actividad física y reducir la ingesta de calorías.

Diferentes tipos de ejercicios

El ejercicio aeróbico, como las caminatas rápidas, el trote y el ciclismo, mejora principalmente el corazón y la circulación, mientras que el ejercicio de resistencia mejora la fuerza muscular, mantiene niveles más altos de tejido muscular y puede ayudar a fortalecer los huesos. Ambos tipos de ejercicio ayudan al cuerpo a procesar mejor el azúcar en la sangre y pueden mejorar los niveles de colesterol.

Además, es prudente dedicar tiempo a un tercer tipo de ejercicio, que es la flexibilidad (estiramiento y equilibrio). El entrenamiento de flexibilidad no afecta directamente a la salud del corazón, pero sí ayuda a evitar lesiones y caídas y a ser más capaz de hacer los ejercicios aeróbicos y de resistencia que se necesitan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *