¿Cómo evitar Estresarse?

Es difícil evitar estresarse en los momentos actuales de cambios importantes en las vidas de las personas. Porque hay una serie de acontecimientos que ocurren de un momento para otro, para los cuales las personas no están mentalmente preparadas. 

Se dice fácil cuando se le dice a las personas que tienen que prepararse para vivir en la incertidumbre y fluir con los cambios. Por ello, es necesario adquirir competencias mentales y de inteligencia para afrontar con resiliencia los eventos complejos de la nueva sociedad.

Consejos para evitar estresarse

Seguidamente, se presentan algunos consejos que pueden ayudar para evitar el estrés. 

Ubicarse en el aquí y en el ahora

Trabajar mentalmente para resolver el día a día, es una de las mejores actitudes y decisiones para evitar el estrés. Es mejor ir un paso a la vez sobre todo si se tienen que superar situaciones o eventos que son en este momento traumáticos. 

Por lo tanto, las personas deben concentrarse en resolver los problemas que se le presentan en el día a día y hacer un plan estratégico para avanzar a mediano y largo plazo. 

Resolver los problemas que le preocupan a la brevedad

Evadir los problemas y posponerlos no es una buena idea. Es mejor enfrentar lo que sea que le está preocupando por difícil que sea, y buscar estrategias para resolver cualquier situación que le esté causando estrés. Sino puede solo(a) es mejor buscar ayuda profesional o la que sea que se necesite lo antes posible. 

Evitar la cafeína, el alcohol y la nicotina

Evitar, o al menos reducir, el consumo de nicotina y cualquier bebida que contenga cafeína y alcohol. La cafeína y la nicotina son estimulantes y por lo tanto aumentan su nivel de estrés en lugar de reducirlo.

El alcohol es un depresivo cuando se toma en grandes cantidades, pero actúa como estimulante en cantidades más pequeñas. Por lo tanto, el uso del alcohol como una forma de aliviar el estrés no es útil en última instancia.

Cambiar las bebidas cafeinadas y alcohólicas por agua, té de hierbas o jugos de fruta natural diluidos y procurar mantenerse hidratado, ya que esto permite al cuerpo afrontar mejor el estrés.

También se debe tratar de evitar o reducir su consumo de azúcares refinados, que están contenidos en muchos alimentos manufacturados, incluso en alimentos salados como aderezos para ensaladas y pan, ya que,  pueden causar choques energéticos que pueden llevarle a sentirse cansado e irritable. En general, se debe intentar llevar una dieta sana, equilibrada y nutritiva.

estres

Incorporarse  en la actividad física

Las situaciones estresantes aumentan el nivel de las hormonas del estrés como la adrenalina y el cortisol en el cuerpo. Estas son las hormonas de lucha o huida que la evolución ha conectado al cerebro y que están diseñadas para proteger de daños corporales inmediatos cuando se está bajo amenaza.  

Sin embargo, el estrés en la era moderna rara vez se remedia con una respuesta de lucha o huida, por lo que el ejercicio físico puede utilizarse como sustituto para metabolizar las hormonas del estrés excesivo, restaurar el cuerpo y la mente a un estado más tranquilo y relajado.

Cuando se sienta estresado y tenso, salga a dar una caminata rápida al aire libre.  Tratando de incorporar regularmente alguna actividad física en la rutina diaria, ya sea antes o después del trabajo. 

Dormir más

La falta de sueño es una causa significativa de estrés. Desafortunadamente, el estrés también interrumpe el sueño ya que los pensamientos siguen dando vueltas en la cabezas, impidiendo que la gente se relaje lo suficiente como para dormir.

En lugar de depender de la medicación, el objetivo debe ser maximizar la relajación antes de dormir.  Asegúrarse de que el dormitorio sea un oasis de tranquilidad sin recordatorios de las cosas que causen estrés.  

Intentar tomar un baño o leer un libro calmante y poco exigente durante unos minutos para relajar el cuerpo, cansar sus ojos y ayudar a olvidar las cosas que  preocupan. También se debería de acostarse más o menos a la misma hora todos los días para que la mente y el cuerpo se acostumbren a una rutina predecible para ir a la cama.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *